El HCD y un espacio que surfea la grieta

Un estudio realizado por una encuestadora nacional reveló que el 73% de los argentinos se manifestaba “poco” o “nada” interesado por la política; sólo el 26% estaba “muy” o “bastante” interesado. La apatía era aun más alta entre los jóvenes. Mucho mas impresionantes son los números que arrojan los estudios sobre la llamada «grieta» y el hartazgo de la población es aun mayor. Una gran proporción de los Argentinos se ha declarado en contra de las discusiones vanales en la política, es por esto que tenemos la certeza que esta nota sera leida por muy pocos.

En nuestra ciudad, el ámbito en donde se manifiesta en mayor medida esos discursos vehementes, es el Concejo Deliberante. Desde hace algunos años, se instituyó lo que se da en en llamar «espacio politico» una porcion de tiempo que se dedica en la sesiones ordinarias, para que los concejales se explayen sobre cualquier tema por fuera de lo que esta en el orden del dia. Obviamente los discursos giran en cuanto temas politicos y casi siempre a chicanear a quienes están del otro lado. ambos bandos verbalizan sus discursos, provocando falsas disputas y enojos pues se sabe que son vecinos y colegas y cuando la cámara se apaga, vuelve la camaradería.

No es algo reprochable que exista en llamado espacio politico, todo lo contrario la idea de que los temas de interés no sean contaminados con opiniones de otro tipo, es buena y útil. Lo que resulta molesto, lo que parecería justificar ese porcentaje de gente que descree de la política y de los politicos, es el nivel de agresión que se observa en algunas expresiones que no se trata nada mas ni nada menos que discursos dirigidos a su propia tribuna. Celebramos el discenso, las opiniones, las miradas, pero el nivel de violencia debería ser considerado.