Jose Grosso / Asistimos con el bolsón de alimentos a todas las escuelas del partido

La pandemia y el aislamiento social obligatorio, cambio todos los aspectos de la vida de nuestra sociedad uno de los ámbitos más perjudicados fue le educativo. Entre los servicios que brinda el servicio educativo es el de SAE. Jose Grosso consejero escolar nos contó sobre la realidad de este servicio.

«El SAE lejos de disminuir se multiplicó furiosamente, cambio todo lo que se conocía un servicio que se pensó para ayudar a niños jóvenes y adolescentes con algunas prestaciones ( así se llaman) desayuno o merienda y comedor, todos estas prestaciones se da en nuestro partido y hay otros programas como el adolescente y el de alternancia que se da en el CPT. Toda esa masa de dinero se administra para el cupo asignado por desarrollo humano de la provincia deu es de 3024, un número que no se actualiza desde el año 2010».

El sistema sufrió una transformación muy grande desde la pandemia así lo explica Jose «Los desayunos o meriendas o almuerzos cambiaron de forma, todas las prestaciones del SAE cambiaron en módulos. Cada módulo representa un bolsón de mercadería, pero presupuestariamente el esfuerzo es enorme pues se multiplicó por tres, cuando venia un millón y medio de pesos ahora se convirtieron en cuatro millones y medio en un marco en donde la provincia recauda menos y las familias demandan más».

La nueva organización del SAE implico que la escuela se reconvirtiera para poder llevar el servicio a cada hogar «En nuestro partido las directoras y el personal de los colegios se pusieron enteramente a disposición y en ese escenario estamos desde fines de Marzo. El proceso fue paulatino, cuando comenzamos estábamos por debajo del número permitido. Ahora con el cupo no nos alcanza por eso prorrateamos los que ahorramos sin quererlo en Abril, nos preocupa no poder satisfacer todas las demandas».

Sobre lo que implica esta modulo Jose nos explico en que constaba «El módulo completo se entrega en este momento, cada uno tiene un costo de $ 1500 cada uno y tienen treinta productos. Una exigencia era la de que incluyera huevos, algo que se nos complicaba conseguir a buen precio, pero pudimos conseguirlo gracias a la buena voluntad de la Avícola Villa Espil. que nos provee el producto»