Marcelo Segurola / El club no se ha quedado quieto en la cuarentena

Los clubes de San Andres de Giles cumplen un rol social fundamental, la pandemia y el aislamiento social obligatoria vino a cambiar radicalmente la vida en las instituciones y obligar a pensar en como establecer actividades que hagan que sus socios ( en especial los niños) se sientan contenidos), Marcelo Segurola, dirigente de El Frontón habló con Noticias Gilenses sobre este tema en particular.

Sobre la situacion de los planteles de futbol, hockey y otros deportes Marcelo nos comento «Como muchas otras instituciones las actividades se realizan a distancia, tanto los planteles de fútbol o hockey realizan actividades vía zoom, con los profes con la nutricionista y la psicóloga. Sabemos que no es lo mismo pero es la forma por ahora de comunicarnos», » También tratamos de establecer algunos contactos para los chicos con algún deportista de renombre, como por ejemplo hemos hecho ya con alguna Leona».

Sobre el plantel de primera división la forma de trabajar es la misma «Tenemos un nuevo cuerpo técnico que arranco su trabajo a principio de año, los jugadores se conectan con el técnico dos o tres veces por semana y se trabaja en lo táctico a través de videos, el técnico lo fue del el club Lujan y de esta manera le muestra a los jugadores como quieren que jueguen, desde que se integraron Nano Valli y Walter Soria tuvimos una articulación mas importante».

Con respecto a lo económico y el mantenimiento nos dijo «Complicado pero al pararse el fútbol hay cuestiones que no se están usando si hablamos de seguro deportivo, de jugadores de recambio de material deportivo que no se necesita en este momento, es un numero importante. Y en contrapartida si bien ver el club vacío es muy triste, estamos avanzando mucho en obras. Por ejemplo estamos haciendo un aprovechamiento integral de predio, en el fondo hemos hecho tres canchas de fútbol, rodeadas de redes de contención y con iluminación led, lo mismo estamos haciendo en el espacio hockey, así que te podría decir que el club no se ha quedado quieto.