Padre Norberto Cirigliano / La parroquia tuvo que adaptarse a la virtualidad

Todas las actividades de la sociedad quedaron suspendidas por la la pandemia y lo religioso no fue la exepcion, en San Andres de Giles la parroquia adaptó su tarea al momento vivido y para saber cómo se manejaron con esto, hablamos con el padre Norberto Cirigliano cura párroco de nuestra ciudad.

» Solamente un fin de semana pudimos tener misa con participación de la gente y tuvimos que cerrar el templo, luego hablando con el intendente y siguiendo ciertos protocolos nos autorizaron a abrirlo con ciertos horarios y solo hasta las 18 horas, desde hace un tiempo largo estamos abierto pero con los cuidados que se necesitan»

La virtualidad fue una necesidad para llegar a los feligreses » Fue una sorpresa, yo no estaba preparado ni para manejar el facebook, pero por suerte tuve ayuda y tuve prepararme para dar misa frente a una cámara, es raro no ve la cara de la gente solo un aparato»

Los fallecimientos fueron otra cuestión a considerar » Al no haber posibilidad de velorios tambien tuvimos que adaptarnos a eso, hoy damos nuestro último adiós a los difuntos con desde la puerta del templo»

Una de las actividades principales de la parroquia es la catequesis, lejos de interrumpirse esta actividad siguió adelante » la catequesis se siguió haciendo a través de la virtualidad. Las catequistas se comunican con los chicos que la reciben de esa manera y ademas todos los domingos en misa de 11 ellos hacen sus intenciones las graban y las mandan y yo las reproduzco acercado el teléfono al micrófono, de esa manera tenemos la sensación de que los chicos están presentes».

Cuando volverá la normalidad a la iglesia aun no se sabe, pero el padre Norberto nos cuenta de algunos avances en ese sentido » Yo le acerque al intendente Puglielli un protocolo que elaboro la conferencia episcopal, ahora depende de la autorización municipal y provincial todo se vera a medida que pase el tiempo hoy no hay cambios en la situacion»