Salidas recreativas / Un reclamo social que plantea un dilema institucional

La situacion de pandemia que nos aqueja desde el mes marzo está empezando a mostrar una faceta cada vez mas evidente que es la del mal humor social. Lejos quedaron los días en los que los vecinos tomaban por deporte, el denunciar a sus propios vecinos por faltas grabes al DNU presidencial, o los que la policia se encargaba de difundir videos de vecinos que desfilaban a la comisaria por haber roto el aislamiento.

Hoy todo cambio. El mal psicológico que le ha provocado esta situacion a los ciudadanos es cada vez mas evidente y no pasa solamente por no poder ir a tomar una cerveza con nuestros amigos al Bar que mas nos gusta, la cosa es mas profunda.

Un grupo de vecinos le mando una carta al intendente, pidiéndole que abra la posibilidad del ejercicio físico. En los considerandos de la nota, los vecinos relatan ( con total acierto) el perjuicio que la situacion de sedentarismo le ocasiona a la salud de las personas. Si bien las excusas esgrimidas por muchos, van en el sentido que aun en aislamiento se puede hacer ejercicio físico y el beneficio es el mismo, no se puede dejar de soslayar que son muchos los que necesitan tambien del contacto de la naturaleza para poder hacer ejercicio físico.

La respuesta a esta carta por parte del ejecutivo, fue negativa. Las razon esgrimida fue que la situacion de fase 4 en al que la provincia lo ha puesto, no le permite autorizar las salidas de este tipo y solo se podría hacer si se estuviera en fase 5. Si bien es verdad lo que la autoridad municipal esgrime para no autorizar a los vecinos sus salidas, y depende de la provincia pase de fase y que el recuento se hizo (en esta oportunidad) antes de que se cumplan los 21 días sin casos declarados ( se cumlio ayer), en el recuento anterior paso exactamente lo contrario. Cuando se comenzó con el sistema de fases, San Andres de Giles fue puesto en fase 5, pues no tenia casos declarados hacia muchisimo tiempo, sin embargo el intendente municipal decidió quedarse en fase 4 porque pocos días antes de emitirse ese decreto, se anuncio el caso de Timoteo. Es lógico que ningún gobierno quiera exponerse a un contagio, nadie quiere exponerse esta responsabilidad, por eso las razones esgrimidas por el municipio ( por mas que sean cuestionables desde algún punto de vista) son lógicas.

De el otro lado, esta la paciencia de la población ( con la que tambien tiene que lidiar el poder ejecutivo), una porción de la población ya no aguanta mas la situacion de encierro y desafían las normas. Hay lugares apartados de la ciudad que los fines de semana, reciben la visita de vecinos, algunos con sus hijos pequeños, que utilizan estos lugares para practicar el esparcimiento al aire libre. En suma un dilema que al día de hoy no tiene un respuesta a corto plazo.