Las usurpaciones, el estado y un problema social enorme

El último fin de semana unas seis familias, compuesta de personas que son parientes entre si usurparon un terreno perteneciente a un particular en el barrio “El Esfuerzo”. Si bien la propiedad usurpada no es del estado, el hecho no deja de preocupar y desenmascara el problema social más acuciante que tiene nuestra localidad.

La causa radicada por el delito de usurpación, esta radicada en un juzgado de Mercedes y en estos momentos las autoridades judiciales se encuentran analizando la documentación aportada por el vecino que asegura ser titular. Mientras tanto la situación social de los vecinos que ocupan la propiedad esta siendo censada por personal de la secretaria de acción social.

No es la primera vez que se produce un hecho de estas características, el mismo barrio (El Esfuerzo) nació a raíz de una usurpación de tierras en el predio del ferrocarril, luego por acción del estado se trasformo en un barrio de la ciudad, mas acá en el tiempo tenemos que hablar de la usurpación de los lotes de la avenida Scully, un predio de vialidad que estaba destinado a ser cedido al municipio. En su momento el gobierno de Luis Ghione denuncio penalmente a la dirigente del Kirchnerismo Marta Ponte ante la justicia, como la presunta instigadora de la toma y el caso se resolvió judicialmente.

Sin embargo, la usurpación es solo la imagen de un iceberg enorme, del que no se tiene dimensión y en el que se ve a todas luces que el estado camina sobre el lomo de una tortuga, mientras que las necesidades de la gente viajan en un tren expreso. En los últimos tiempos en HCD se dedico a mejorar el código de ordenamiento urbano, un elemento técnico que dormía hacia más de una década, esperando que los políticos se decidieran a modificarlo, mientras la ciudad crecía desordenadamente. Sin embargo y quizás por una cuestión de ideología de los técnicos que operaron en la construcción del nuevo código, parecería que la mayor fuerza estuvo centrada en regular el desarrollo privado y como segundo plano las necesidades sociales. El municipio tomo la política de los convenios urbanísticos, pero esta política es muy lenta y sigue cabalgando el lomo de la tortuga. Miles de gilenses anotados en una hipotética lista, esperando poder llegar a un lote de terreno durante más de una década.

El estado debe ocuparse de este tema con mayor eficiencia, es inaceptable que en un lugar como el nuestro, en donde abunda la tierra, las familias deban esperar décadas para solucionar su problema habitacional. Con lo privado no alcanza, son muy pocos los que tiene la capacidad de ahorro, como para hacer una entrega en dólares y luego pagar una larga cantidad de cuotas en la misma moneda, eso es irreal y no alcanza a solucionar el problema. La usurpación es un delito, pero es un delito que, si el estado no se pone a trabajar seriamente, se volverá a repetir cada vez con mas frecuencia.

WeCreativez WhatsApp Support
Quiere enviarnos noticias, comentarios o publicitar en nuestro medio?
👋 Hola!