Vacunas irregulares, el fallo

La llegada de la vacuna Sputnik a fines del año pasado les dio a todos los argentinos una esperanza enorme  después de un año de restricciones, cuarentena y vecinos contagiados y muertos. El año 2020 cambio radicalmente la vida de los argentinos y el virus se hizo dueño de la situación, pero 10 meses después de la aparición de terrible mal, la esperanza de una protección real llegaba en la forma de frasquitos de vacuna, desde el otro lado del mundo.

A mediados de Enero de este año, las noticias de que algunos vecinos en San Andrés de Giles habían sido vacunados “irregularmente” despertaron una ola rumores e indignación que con el paso de las horas y los días, se volvió incontenible. No paso mucho tiempo hasta que se supo que dos concejalas del Frente de Todos estaban en la lista de vacunados irregulares y fue entonces que comenzó la ola de escándalo político, que la oposición aprovecho para virilizar en los medios nacionales. Ya todos sabemos cómo termino todo, con las dos concejalas renunciadas y la promesa por parte de las autoridades municipales de una investigación a fondo del asunto.

Las vacunaciones irregulares dieron inicio entonces a un sumario  administrativo que llevo muchos meses de investigación y declaraciones de  involucrados en el hecho. Fueron 27 los vecinos que declararon ante los abogados que instruyeron la causa, según le contó uno de los involucrados que debieron declarar “A mí me toco una suerte de cuestionario al que solo se podía responder SI o No”. Por lo que pudimos averiguar la mayoría de los involucrados, eran personas que habían sido anotados como “personal de salud” sin serlo, pero también existió el llamado convocando personas a vacunarse que  no pertenecían a ningún servicio de salud  algunos amigos o parientes de personal de salud.

El desarrollo de la investigación determinó que la responsabilidad de las vacunaciones irregulares, caía en la jefa del vacunatorio del hospital municipal, la licenciada en enfermería Sandra Cabral. La información recabada por este medio, dice que la recomendación de la instrucción fue la cesantía en sus funciones de Cabral. Luego y siguiendo el procedimiento y luego que se diera vista a la comisión de disciplina el intendente municipal decidió que la sanción seria treinta días de suspensión. Con esto la causa se considera cerrada y solo resta  dar  vista al Consejo Deliberante, aun no se sabe si se dará a conocer públicamente el nombre de los involucrados en este hecho que movilizo a todo la sociedad y que fue un reclamo constante de parte de la opinión pública. El cierre de esta hecho constituye el último acto administrativo realizado por el intendente Carlos Puglielli , quien mañana le pasara el mando al primer concejal de su lista Miguel Gesualdi.

WeCreativez WhatsApp Support
Quiere enviarnos noticias, comentarios o publicitar en nuestro medio?
👋 Hola!